Rutas gastronómicas de los vinos de Murcia

Rutas gastronómicas de los vinos de Murcia

La huerta murciana hace gala de poseer una de las tierras más fértiles de Europa. Eso se traduce en productos de la tierra de una calidad envidiable. Es el caso de sus famosos vinos con Denominación de Origen.

En esta ruta gastronómica resulta imprescindible alquilar un coche que nos permita acceder a estas zonas vitivinícolas que nos ofrecerán un espectáculo imponente sobre los cultivos y la historia de estos caldos y nos permitirán asistir a visitas guiadas.

Nos desplazaremos por las zonas de Jumilla-Yecla-Bullas. Aquí se elaboran vinos desde tiempo inmemorial, existiendo además algunas referencias de la época de la dominación romana, como en el caso de la comarca de Bullas.

En Bullas no sólo existen las Fiestas del Vino y sus fantásticas bodegas. Es el lugar idóneo para probar las famosas gachas migas, los potajes de hojas y calabazas, los arroces con conejo y caracoles o sus famosas torrijas de Semana Santa.

Nos vamos ahora hacia Jumilla, otro de los grandes proveedores de vinos de la región murciana, con momentos importantes dedicados a la actividad vitivinícolas, como su Fiesta de la Vendimia.

tapastapas 2

Aquí, al igual que en Bullas, hemos de echar manos de las buenas viandas para disfrutar de esta ruta gastronómica de los Vinos de Murcia. No hay que buscar mucho, entre un buen montón de platos para disfrutar, destacamos el gazpacho jumillano, el mortirigüelo de cerdo de los días de matanza, la empanada de patatas y los postres dulces como los sequillos o los mantecados de cabellicos de ángel.

Terminamos nuestro trasiego por esta ruta gastronómica de los Vinos de Murcia en Yecla y junto a los caldos yeclanos destacan platos tan contundentes como el caldo con pelotas de magro y especias, el queso frito con tomate o la dulzura del Pan Bendito, los libricos o las tortas fritas.