Qué hacer en Sevilla

Qué hacer en Sevilla

Sevilla es una de esas localizaciones imperdibles de la geografía española. La capital de Andalucía mantiene un peso específico en el conjunto del Estado que hunde sus raíces en los anales de la historia.

Por Sevilla han pasado todos los pueblos y ha sido una de las capitales más importantes para el comercio de Tartessos, Cartago, Roma, el reino Visigodo, Al-Andalus… Buena parte de esa importancia se debe al Guadalquivir, uno de los ríos más cantados por poetas y literatos y el único puerto fluvial de España.

Con estos antecedentes, Sevilla atesora en su trazado urbano todo la magia y el misterio de sus callejuelas, que sirven de soporte para monumentos tan soberbios como La Giralda, la Torre del Oro, la Plaza de España, el Alcázar, el Archivo de Indias, Los Reales Alcázares, la Catedral… La Unesco ha dotado a la ciudad de varios enclaves Patrimonio de la Humanidad. Un simple paseo por el casco antiguo nos hará ver en seguida la razón de tanto embeleso.

Pero existen muchas otras opciones en la capital de Andalucía. Coger un coche de alquiler en Sevilla para desplazarnos hacia los pueblos de Sierra Norte y dedicar unas jornadas a disfrutar de una gastronomía extraordinaria o recorrer todos los Parques Naturales para hacer senderismo y deportes de aventura o deleitarse con el avistamiento de rapaces son sólo algunas de las posibilidades.

Evidentemente existe también una Sevilla cargada de fiestas, romerías y tradiciones, donde la Feria de Abril, la Semana Santa y los certámenes y festivales de flamenco ocupan la cúspide de una montaña de actos, a caballo entre la cultura y la tradición.

Bodegas, dehesas, cerdo Ibérico, toro bravo, caballo de pura raza, dulces de convento, museos, exposiciones, teatros, parques temáticos y una inmensa infraestructura hotelera y recreativa. Todo contribuye a que Sevilla sea un destino que nunca decepciona y alquilar un coche en Sevilla ayudará a que podamos disfrutar plenamente de todos sus rincones.
 

Sitios emblemáticos en Sevilla

La Giralda

Las visitas a la Giralda de Sevilla han de enmarcarse en la que se realice a la Catedral de la ciudad. La razón es sencilla. Esta enorme torre es en la actualidad el campanario de Santa María de la Sede, la catedral gótica de la capital de Andalucía.

A finales de la década de los años 80 del siglo XX, la Giralda entra a formar parte de la Lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, como parte del Conjunto Catedral-Alcázar-Archivo de Indias.

Esta majestuosa torre a la que veneran los sevillanos, guarda el secreto de cientos de años de historia. Es obra clave de la arquitectura almohade, hasta tal punto de que luego sirvió de modelo para los minaretes de muchas mezquitas de Marrakesh y Rabat; y su importancia está a la altura de sus torres hermanas de Kutubia y la Gran Torre de Hasan.

Por aquel entonces, La Giralda fue el alminar de la antigua mezquita árabe y comenzó a levantarse en el año 1184 y llegó a ser el edificio más alto de la Europa de su tiempo. Era la época del Califato y desde aquella torre se llamaba a la oración.

El minarete aguantó contra viento y marea, desde el estropicio de un terremoto del siglo XIV hasta el acoso de los cristianos, quienes construyeron sobre la antigua mezquita la Catedral que hoy se conserva.

La Giralda pasó a ser el campanario de Santa María de la Sede, pero si la contemplamos desde su base, los tiempos han dejado huellas imborrables del paso de numerosas dinastías. En algunos elementos de la base podemos descubrir caracteres en latín, ya que para su edificación se aprovecharon restos romanos de Hispalis. Rematando el cuerpo almohade, el campanario renacentista y culminando… ¡el giraldillo, la veleta cristiana que ha dado nombre al monumento más célebre de la ciudad! Alquilar un coche en Sevilla nos ayudará a disfrutar cómodamente de éste y otros muchos encantos de la capital andaluza.

La Semana Santa de Sevilla

Visitar Sevilla en primavera es disfrutar del aroma de los naranjos, de las flores de azahar, de la luz de Andalucía y llegar a la ciudad a punto para dos grandes fechas del calendario sevillano primaveral: La Semana Santa y la Feria de Abril.

Terminado el carnaval y transcurrida la Cuaresma, la Semana Santa de Sevilla ofrece un espectáculo sociocultural, basado en tradiciones religiosas, que ha sido declarado de Interés Turístico Internacional.

Hermandades y Cofradías se ocupan todo el año de preparar esa Semana de Pasión donde la religiosidad, la tradición, el arte y el espectáculo se mezclan a partes iguales para ofertar una experiencia única.

Desde el siglo XVI salen tronos en procesión  primaveral por las calles de Sevilla. La belleza de sus tallas y la parafernalia ceremonial que se desarrolla en torno a este multitudinario evento tiene su momento cumbre en La Madrugá, el momento de transición entre el Jueves Santo y el Viernes Santo, cuando desfilan algunas de las hermandades más importantes de Sevilla: el Silencio, la Esperanza Macarena, la Esperanza de Triana, Jesús del Gran Poder y Gitanos.

Tras una madrugada de procesiones, cuando empieza a despuntar el alba, las hermandades y cofradías rememoran el Juicio de Poncio Pilatos y el Calvario de Jesús de Nazaret.

Resulta útil que durante estas fechas dispongamos de un coche de alquiler en Sevilla, porque algunos municipios de la provincia de Sevilla también ofrecen momentos espectaculares durante la celebración de su Semana Santa.

De hecho, esta conmemoración está considerada como Fiesta de Interés Turístico de Andalucía en 14 pueblos de la provincia sevillana, los que podremos recorrer cómodamente si nos decidimos a alquilar un coche en Sevilla.

El Aquarium de Sevilla

Excavar en una ciudad en la que los primeros asentamientos se remontan a un milenio antes de Cristo siempre va a sacar a la luz un trocito de historia. Es lo que ocurrió con las obras de Metropol Parasol, en la Plaza de la Encarnación de Sevilla, donde lo que salió a la luz era mucho más que un pedacito de memoria.

Se andaba haciendo obras para edificar unos aparcamientos subterráneos, cuando quedaron al descubierto los restos arqueológicos de mayor valor de la etapa romana de la capital de Andalucía.

Evidentemente las obras quedaron paralizadas y se comenzó a estudiar el yacimiento y Centro de Interpretación que luego sería conocido como Antiquarium, un museo subterráneo en el que la historia de Sevilla se palpa con las manos.

Casi 5.000 metros cuadrados dedicados a la historia de la urbe sevillana, desde el tiempo de los romanos a la actualidad, con un recorrido que también pasa por la Edad Media, la Edad Moderna y la Edad Contemporánea.

Dividido en varios espacios, el Antiquarium nos sitúa en el conjunto romano con hallazgos datados entre los siglos I al VI. La viveza del yacimiento nos permite disfrutar de auténticos frescos, murales y mosaicos, repartidos entre la Casa de las Columnas, la de las Ninfas, el Patio del Océano o el Hospitium de los Delfines, entre otras edificaciones.

El segundo espacio del Antiquarium de Sevilla nos conduce hasta la época andalusí, con la oportunidad de contemplar una casa almohade y restos de los siglos XII y XIII.

En este maravilloso ambiente que nos trae de vuelta a Sevilla desde los tiempos de Tiberio, también se realizan numerosas exposiciones de carácter temporal. La provincia de Sevilla, cuna de civilizaciones, cuenta con numerosos restos arqueológicos dignos de ser contemplados y, para acceder a ellos, alquilar un coche en Sevilla resultará una gran idea.